LA LLAVE DE LA FELICIDAD

la-llave-de-la-felicidad

-Abuelo, ¿me cuentas un cuento?

-¡Claro que sí, siéntate y escucha atentamente!

“Al principio de los tiempos, los dioses se reunieron para crear al hombre y a la mujer. Lo hicieron a su imagen y semejanza, pero uno de ellos dijo:

-Un momento, si vamos a crearlos a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro y una fuerza e inteligencia igual a la nuestra. Debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de lo contrario estaremos creando nuevos dioses.

Después de mucho pensar, uno de ellos dijo:

– Ya sé, vamos a quitarles la felicidad.

– Pero… ¿dónde vamos a esconderla? – Respondió otro.

– Vamos a esconderla en la cima de la montaña más alta del mundo.

– No creo que sea una buena idea, con su fuerza acabarán por encontrarla.

– Entonces… podemos esconderla en el fondo del océano.

– No, recuerda que les daremos inteligencia, con la cual, tarde o temprano construirán una máquina que pueda descender a las profundidades del océano.

– ¿Por qué no la escondemos en otro planeta que no sea la tierra?

– Tampoco creo que sea buena idea, porque llegará un día que desarrollarán una tecnología que les permita viajar a otros planetas. Entonces conseguirán la felicidad y serán iguales a nosotros.

Uno de los dioses, que había permanecido en silencio todo el tiempo y había escuchado con interés las ideas propuestas por los demás dijo:

– Creo saber el lugar perfecto para esconder la felicidad, donde nunca la encuentren.

Todos le miraron asombrados y le preguntaron:

– ¿Dónde?

– La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán.

Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces el hombre se pasa la vida buscando la felicidad sin darse cuenta que la lleva consigo”…

821394_1[408379]

 

 

Anuncios

CONFIDENCIAS DE UN CENTENARIO

 

73ec8a09d5f8c3c07ed099341d5b31d7

Caen las hojas en otoño,

caen al ritmo de mi melancolía,

unas caen lentas, suaves, acariciando la brisa,

otras como un guiño, pasan casi desapercibidas;

bailando al mismo compás con el viento, se precipitan la mayoría.

Tonos anaranjados, ocres, rojizos y amarillos,

los vislumbro cual paleta de colores.

El verano, ¡Cómo lo echo de menos!

Con su sol radiante y sus maravillosos olores,

con la alegre algarabía de los pájaros

y cómo no, con sus brillantes flores.

Ahora es tiempo de recogimiento,

de mirar hacia adentro,

de soltar todo aquello que ya no sirve,

y poder coger fuerzas,

para soportar el duro invierno.

Cuando miro a mi alrededor,

la mayoría de mis camaradas ya están desnudos,

menos mal que algunos nos resistimos,

llevando la contraria, simplemente siendo diferentes,

dando al paisaje, de verde esperanza unos toques.

Aquel pino de allí,

también es de los míos,

Se muestra desafiante y altivo,

y soporta bien el frío.

Qué efímera es la gloria

y qué pena me da el pobre,

cuando lo pille la procesionaria,

no va a dejar nada de esa mole.

Esa oruga pequeña y silenciosa,

va ascendiendo por su tronco,

muy lenta y sigilosa.

Cuando consigue alcanzar su pequeño-gran objetivo,

echa un ovillo como si una merina fuera,

le chupa la savia, las entrañas,

no deja un ejemplar vivo.

Cuál parásito indestructible,

le da igual la altura, el tamaño o el grosor,

aquí caen tanto grandes como pequeños,

los corta como un serrucho demoledor.

Sin ruido, sin apenas movimiento,

en su interior, todo queda destrozado.

Yo les oigo agonizar

y me gustaría poder ayudarles,

pero estoy tan cansado

y pesan tanto mis anillos y ramas,

que ni decirles si quiera, puedo palabras.

Hace tiempo que vivo por vivir,

pero aguanto porque sé que de mis frutos sacan algo maravilloso,

el oro líquido, ellos le llaman,

y que aquí en el Mediterráneo,

lo venden a precio de oro como si fuera una tisana.

De él mil recetas han sacado,

y dicen los entendidos,

que tomarlo mejora su salud

y les encanta desde al pequeño agricultor,

hasta a el gourmet mayor.

Pero a mí no me tratan como tal,

cuando me varean me duelen las ramas,

van a destajo y todo les da igual,

se creen que por ser un árbol no merezco ningún mimo ni cuidado;

Que de cualquier manera pueden tratarme,

no se dan cuenta de que si fueran más delicados conmigo,

yo les daría mis aceitunas

más grandes y más bonitas,

sin necesidad de tanto movimiento ni de tanta maquinita.

Mira que cuando están cerca, se lo intento comunicar,

les mando una paloma mensajera,

¡Sólo le falta el sobre, de verdad!

Pero ellos están ciegos y sordos,

sólo quieren el máximo beneficio,

como si yo o cualquier otro,

fuéramos acaso su piso.

¡No soy de su propiedad,

y la naturaleza no es de nadie!

Sólo estamos aquí de forma desinteresada,

la tierra nos ha parido para tener con ellos un detalle;

sobre todo con los más pequeños,

para que el día de mañana,

no existamos sólo en sus sueños.

Suerte van a necesitar,

pues cuando esos pequeñines crezcan,

no sé si quedaremos árbol alguno en pie,

o algo que a una planta se le parezca.

Echo de menos a sus antepasados,

que utilizaban los recursos justos

y cuando te querías dar cuenta,

te habían colgado una prenda,

o a tu lado algo maloliente habían plantado.

Supongo que esta melancolía,

viene de los años que ya me pesan;

centenario olivo dicen algunos que soy,

aunque yo ya he perdido la cuenta.

Siento que ya no tengo fuerzas,

de vivir más estaciones,

no quiero ya ni dar frutos

ni aguantar muchos más sermones.

Sólo quiero fundirme con la tierra,

en una chisporroteante hoguera,

escuchar el sonido de gaitas

y que dancen a mi alrededor las meigas.

Asi que a esa malvada procesionaria,

voy a mandarle una paloma mensajera,

con mi nombre y dirección

y hasta mi mail si ella lo quisiera,

para que no se equivoque de árbol,

y que por favor venga a mi derrededor,

y en vez de atacar a esos pequeños pinos,

tan tiernos e indefensos,

les deje de una vez en paz

y que se cebe conmigo,

yo le doy todo mi tronco enterito.

Le cedo toda mi savia,

y a cambio sólo le pido,

que  me de otro destino,

donde pueda descansar,

al final de mi camino.

11

NORTE

20170727_085255

“Encarna,

fantástica hermana,

no hay nada que se te resista,

tan pronto tejes una bufanda,

como cocinas una tarta de manzana.

En tu mundo no existe la pereza,

ni en tu vocabulario la palabra “no puedo”,

eres un ejemplo de perseverancia y tenacidad;

Y si para ayudar a alguien a la luna hay que ir,

no te lo piensas ni un segundo y allí te marchas,

sin ni siquiera pasar por la estación espacial.

Tu mirada al frente, siempre valiente,

en la playa te encanta estar, da igual al norte que al este,

mientras tengas mar, lo demás puede esperar.

Cuando en ella estás, te fundes con la brisa,

te metes en el agua y por las olas te dejas acariciar.

En una etapa fabulosa entras,

no mires la edad, ni esas pequeñas imperfecciones,

la verdadera belleza es la que está en nuestros corazones.

Mira a tu alrededor y déjate querer,

pues los demás deseando estamos,

de darte un fuerte abrazo, tirarte de las orejas;

¡¡Desearte muy Feliz Cumpleaños,

decirte lo mucho que te queremos!!

En este día tan especial

y el resto de los días por igual.”

cumple

¡Esta entrada se la dedico a mi querida hermana Encarna en el día de su cumple con todo mi cariño! 253253018008212.png

RELOJ DE CAMPANA

 

downloadfile

“Reloj de campana,
tócame las horas;
Reloj de campana,
tócame las horas;
Para que despierten
las mujeres todas;
Para que despierten
las mujeres todas;
Porque si despiertan
todas las mujeres;
Porque si despiertan
todas las mujeres;
Irán recobrando sus grandes poderes,
irán recobrando sus grandes poderes.
Reloj de campana,
tócame deprisa;
Reloj de campana,
tócame deprisa;
Para que despierten las sacerdotisas,
para que despierten las sacerdotisas.
La que invoca el cielo,
la que invoca el agua,
la que invoca el fuego,
la que invoca el viento,
la que lleva a ofrendas a su tierra madre,
la que lleva a ofrendas a su tierra madre.
Porque de sus hijas necesita,
porque de sus hijas necesita;
Que canten y dancen llenas de contento,
que canten y dancen llenas de contento;
Invocando siempre a los cuatro elementos,
Invocando siempre a los cuatro elementos.”
¡Feliz Domingo y dulces melodías! 🌠

LA UNIÓN HACE LA FUERZA (Microrrelato)

1868e5aef5efa62448f72fc3128a8430

Mi madre, mi hermana, mi hija, mi vecina y la que conocí en la piscina.

Una servidora, mientras pongo una lavadora,

estrujo mi seso y a una conclusión llego:

-todas somos bellas, valientes, generosas, luchadoras y válidas.

Si nos centramos en nuestras virtudes y dejamos de lado nuestras diferencias,

podremos construir un lugar bello donde prime el cariño y también la paciencia.

1921948_596171073810337_604355283_n

 

LA NOCHE DE SAN JUAN

xana,mitología leonesa

En la Noche de San Juan,

a la fiesta del pueblo voy a acudir,

honrando a mis ancestros,

llevo en mi mochila,

ganas de cantar, bailar y reír.

Primero a enramar la fuente y dejarla preciosa,

las mozas del pueblo nos vamos a reunir,

para que la Xana que en ella habita,

se sienta toda una princesa

y al Cuelebre que la anduvo reteniendo,

en contra de su voluntad,

le regale un juego de ordenador

y en vez de dedicarse a secuestrar bellas Xanas,

se haga un i-huerto

y se dedique a recolectar i-manzanas.

Más tarde a la plaza del pueblo nos dirigiremos,

a quemar trastos viejos en la hoguera,

para purificarnos y hacer sitio

y poder cumplir nuestros más dulces sueños.

Danzaremos emulando a los planetas,

en círculo, en espiral,

¡qué más da, allí cada uno lo hace

como le sale del costal!

Y a ver si al finalizar la noche,

un trébol de cuatro hojas,

o a la Xanina me encuentro

y sinceramente le canto:

-“Sal, Xanina, sal,
toma de la mi pobreza
y dame de la tu riqueza”-*

Que me de mucha suerte, suertuda,

no como a la última moza,

que como no sabía qué pedir,

se encontró con la mujer barbuda.

Y con sentido del humor

y enorme esperanza,

aguardo a partir de esta fecha tan señalada,

un año muy próspero

y lleno de felicidad,

donde haya buenas cosechas

y podamos vivir en libertad.

laxanabynr

*(Desde aquí quiero agradecer a la web http://www.senderismoenasturias.es  y a su autor, Javier Fernández-Pello García, por toda la información sobre esta fiesta tan popular en el Principado de Asturias y la foto de pie de página.)

 

 

LA LEYENDA DEL COLIBRÍ

a43c15561fdcc2c73ff8175fc7051f96

Cuenta una antigua leyenda guaraní que:

“Una vez se desató un enorme incendio en la selva.

Todos los animales huían despavoridos en dirección contraria al incendio, todos, menos el pequeño colibrí, que en lugar de alejarse de éste, iba y venía.

En un principio los animales no repararon en él, pero al verlo repetidas veces volar sobre sus cabezas en ambas direcciones, el jaguar decidió preguntarle lleno de curiosidad.

-¿Qué estás haciendo, colibrí?-

-Voy al lago, cojo agua con mi pico y vuelvo para arrojarla al fuego y apagarlo,- contestó el ave.

-¿Estás loco, crees que tú sólo, con tu pequeño pico vas a poder apagar este enorme incendio?- le increpó el jaguar.

-Bueno-, respondió el colibrí, -yo sólo hago lo que puedo- y sin más, reinició su vuelo y volvió a dirigirse al lago a por más agua.”

¿Qué tal si de vez en cuando, nos convertimos en pequeños colibrís?

dcf8c3fbfc5c58d453a5ed7c2ceeca52